¿Puede el algoritmo de Google calumniar la esposa de un político?

Escribe ‘Bettina Wulff’, el nombre de la esposa de un ex presidente Aleman, en Google y la función de autocompletar incluye “acompañante” ¿Es esta adición del algoritmo una forma de difamación? Sebastian Huempfer explora el caso.

El caso

Cuando los usuarios de Google buscan a Bettina Wulff en Inglés o en Alemán, la función de autocompletar sugiere incluir “acompañante” o las expresiones en Alemán de “prostituta” y “luz-roja” al final de la solicitud. Estas sugerencias reflejan rumores ampliamente difundidos pero sin fundamento sobre la esposa del ex presidente Alemán, que fueron inicialmente propagados por los rivales políticos de su esposo.

El 8 de septiembre de 2012 Wulff presentó una demanda contra Google por calumnia, acusando a la compañía de “destruir [su] reputación”. Wulff también demando al muy conocido anfitrión de televisión Alemana Günther Jauch por hablar sobre los rumores y expidió cartas de cesar y desistir a 34 publicaciones en Alemania y otros países. En un acuerdo de conciliación extrajudicial, Jauch aceptó dejar de mencionar los rumores y las cortes ordenaron a varias publicaciones pagar indemnizaciones a Wulff.

Google ha ganado cinco demandas similares en Alemania y la compañía se ha rehusado hasta ahora a cambiar las sugerencias automáticas, argumentando que: “los términos de la herramienta de Google para autocompletar la búsqueda reflejan los reales términos de búsqueda de todos los usuarios” y están determinados por un algorítmicos sin que medien decisiones editoriales. Sin embargo, Google cambió las sugerencias para auto completar las búsquedas después de ser demandado por calumnia y violación a los derechos de propiedad intelectual en Japón, Francia y el Reino Unido. La función de autocompletar también está permanentemente desactivado para muchos términos, incluyendo “cocaína” y “colegiala”, para evitar mostrar sugerencias ofensivas o ilegales.

En su página web, Google dice que la función de autocompletar permite a los usuarios “descansar [sus] dedos” y fácilmente “repetir su búsqueda favorita”. La compañía adiciona que “aplican una restringida serie de políticas para remover contenido de pornografía, violencia, discurso de odio, y términos que se frecuentemente para encontrar contenido que viola los derechos de autor”. Las sugerencias de autocompletar pueden ser, y en el caso de Wulff lo son, muy diferentes de los resultados reales de términos más buscados.

Opinión del Autor

Nuestro noveno principio establece: “debemos poder contrarrestar insultos a nuestra reputación sin ahogar el debate legítimo.” Asumiendo que un insulto es un insulto incluso si el perpetrador es un algoritmo y no una persona, creo que Google debería ceder a las demandas de Bettina Wulff, como lo ha hecho en otros casos.

Autocompletar sin duda ha dañado la reputación de Wulff, y el interés público no justifica esta calumnia. Ahorrarle a las personas que genuinamente quieren escribir “Betina Wulff acompañante” unas pulsaciones del teclado no justifica la diseminación infundada de rumores. Cualquiera que quiera información sobre estos rumores no necesita que la función de autocompletar lo encuentre, así que la libre circulación de información no está en peligro. En esa medida, quitar las sugerencias no viola nuestro segundo principio, que prohíbe sólo invasiones ilegítimas en el internet.

Habiendo dicho eso, no creo que Google tiene una responsabilidad de preventivamente remover sugerencias de autocompletar indeseables. Hacerlo sería imposible. Si Wulff se hubiera vuelto famosa por hacer campañas contra la prostitución, la sugerencia “Bettina Wulff prostitución” no sería una ofensa. Así que simplemente haciendo una lista negra de palabras difícilmente funcionaría. De hecho, yo argumentaría que las listas negras preventivas ya van demasiado lejos: la función de autocompletar, por ejemplo, nunca sugeriría “Neonazi”.

La pregunta sigue siendo si hay algún punto en quitar estas sugerencias después de que el daño ha sido hecho. Puede haber casos más difíciles que el de Bettina Wulff, y yo no pretendo saber dónde trazar la línea. Pero en este caso, yo creo que es bastante claro que la función de autocompletar debería ser controlado porque no habría detrimento a la libertad de expresión.

- Sebastian Huempfer

Lee más:

Deja un comentario en cualquier idioma

Puntos destacados

Ir a la izquierda para ver todos los destacados.


Debate sobre la Libertad de Expresión es un proyecto de investigación del Programa Dahrendorf de Estudios para la Libertad en el St Antony's College de la Universidad de Oxford. www.freespeechdebate.ox.ac.uk

Universidad de Oxford