La transmisión de una masacre

En marzo del 2012, el auto proclamado yihadista Mohammed Merah se ató una cámara en el pecho antes de matar a siete personas en Francia. El canal Al-Jazeera TV optó por no mostrar la grabación, escribe Jeff Howard.

El caso

Entre el 11 y el 19 de marzo del 2012, un auto proclamado yihadista y ciudadano francés de la oposición argelina de nombre Mohammed Merah mató a siete personas e hirió a otras cinco en una serie de ataques contra soldados franceses y estudiantes judíos in Montauban y Toulouse. El 22 de marzo, luego de un prolongado callejón sin salida, la policía francesa mató a Merah, quien proclamaba que había vengado a los niños palestinos y protestaba por la participación de Francia en las guerras contra los musulmanes. Merah afirmaba que había sido un agente de al-Qaida, aunque todavía no está claro si alguna vez tuvo algún tipo de comunicación oficial con organizaciones terroristas. Una rama pakistaní de los talibanes afirma que le había entrenado.

Poco tiempo después de los ataques, la estación de medios árabe Al-Jazeera recibió un video de los asesinatos grabado por Merah, quien tenía una cámara atada a su pecho durante los tiroteos. Versos coránicos y música religiosa se superponían en la grabación. Miembros de las familias de las víctimas solicitaron que Al-Jazeera no difundiera la grabación, una petición reiterada por el Presidente Nicolas Sarkozy de Francia, quien suplicó: «Le pido a los gerentes de todas las estaciones de televisión que puedan tener estas imágenes que no las difundan bajo ninguna circunstancia por respeto a las víctimas, por respeto a la República». Al-Jazeera, citando su propio código de ética, decidió cumplir con la solicitud, afirmando que el video no agregaba información nueva, apenas sonidos de disparos, gritos y voces del asesino y sus víctimas. El código de ética de Al-Jazeera establece que la organización «tratará a sus audiencias con el debido respeto y abordará cada tema o historia con la atención debida a fin de presentar una imagen clara, objetiva y precisa, al tiempo que le da consideración plena a los sentimientos de las víctimas de crímenes, guerras, persecuciones y desastres, a los familiares de las víctimas y a sus televidentes y a la privacidad individual y al decoro público».

Opinión del Autor

Existen dos decisiones en este caso que llaman la atención de los defensores de la libertad de expresión. Primero, la decisión de Sarkozy de presionar a una organización informativa para que retenga material. Segundo, la decisión de una organización informativa de retener dicho material sobre la base de que no ofrece información nueva y es irrespectuosa con sus víctimas. Ninguna de las decisiones debe verse como una afrenta a la libertad de expresión. Fundamentalmente, Sarkozy no sugería que los poderes coercitivos de la ley se arreglaran para suprimir la grabación. Dicha sugerencia sería la base de una mayor tensión con los principios de la libertad de expresión. Más bien, su exhortación se basó en la simple idea de que algunos ejercicios de libertad de expresión son sensatos y otros, desacertados. Estaba, en otras palabras, aconsejando la adopción de una ética de la libertad de expresión de acuerdo con la cual los ciudadanos y organizaciones privadas deberían emplear la discreción al momento de decidir cuándo y cómo utilizar sus libertades legalmente protegidas.

La decisión de Al-Jazeera aceptó la ética de la libertad de expresión propuesta por Sarkozy. Ciertamente, siempre debe haber una presunción entre las organizaciones informativas a favor de sacar al aire material y no de retenerlo. Cualquier argumento que soporte la decisión de una organización informativa para retener material debe ser excelente. Aunque creo que fue arriesgada —dado que los ciudadanos tienen algún interés en tener la capacidad de ver el video a fin de apreciar la gravedad moral de la situación—, la decisión de Al-Jazeera puede justificarse. Difundir el video no añadiría hechos nuevos a la discusión pública. Por el contrario, apenas si intensificaría el trauma nacional, molestaría a las familias cuyas vidas estaban destrozadas y potencialmente inspiraría a imitadores. Incluso si Merah estuviera vivo, no tendría el derecho, de acuerdo con los principios de libertad de expresión, de difundir la grabación donde aparece él violando los derechos de otros. La grabación no es subjetivamente ofensiva contra algún grupo hipersensible; los videos de asesinatos son objetivamente ofensivos. Los principios de la libertad de expresión emanan de la dignidad igualitaria de cada individuo. Observar que a los individuos se les destruye su dignidad de la manera más básica puede que no sea una actividad plausiblemente protegida por tales principios.

- Jeff Howard

Lee más:


Comentarios (2)

Google Translate proporciona traducciones mecánicas. Éstas proporcionan una idea aproximada de lo que ha escrito el contribuyente y por ello, no debieran interpretarse como una traducción sutil y precisa. Léelos teniendo esto en cuenta.

  1. To the author opinion, it is patently wrong to describe murder as “objectively offensive”. One need only look as far as the glorification of violence in nearly all commercial media to see this. It is not only depictions of it that are popular; real life footage is hungrily devoured by voyeuristic viewers as well. For example: http://www.youtube.com/watch?v=UsA9VtQ_uLg

    The video has over 1,000,000 views, and an overwhelming “like” ratio. Why is it allowed? Is it because the victims are little white blobs? Is it because we cannot see their faces? They are the “bad guys” getting “what they deserve”?

    This, to me, is far more disrespectful of identity and individualism than broadcasting murders. Picking and choosing which individual deserves respect undermines the entire argument to an extreme degree.

    Perhaps the video related to the case study should not be aired on public television. Perhaps it should not be made available. But the reasoning behind this is inherently hypocritical, and disgusting at that.

  2. From my personal point of view, i think that the omision of the footage was a totally right decision.
    First of all i am totally agree about citizens getting freedom of speech and the most accurate information possible about anything that is relevant to anybody. But on the other hand, i think that the murder has been cover very good, as all the details have been explain. Furthermore, the information about the arrest and death of the terrorist has been covered very accuretaly.
    Why i am against the diffusion of the video? First of all, most of the victims are kids, by this i mean that they are underage, therefore under the responsability of the parents. And which mother/father wants to recreate and live again the death of their kid? I think that it is not necessary and image or sound in this case. With some written information is enough.
    Secondly, i think that the video could be a source of “Inspiration” for other terrorist attacks, and therefore i think we don’t need to do more publicity about the terrorist attack. Because everybody knows that positive/negative publicity is the best way to get known and increase the followers.
    Finally, i think that besides those ideas, in order to respect the victims, it should be somehting private, for respecting their privacy and honor.
    In conclusion, it was an excellent idea to ban the video, and i don’t see that the political pressure was something negative, at this moment i think it was an act showing respect for the victims. Sometimes is better to avoid information, because it is not going to add more details, but just some macabracy.

Deja un comentario en cualquier idioma

Puntos destacados

Ir a la izquierda para ver todos los destacados.


Debate sobre la Libertad de Expresión es un proyecto de investigación del Programa Dahrendorf de Estudios para la Libertad en el St Antony's College de la Universidad de Oxford. www.freespeechdebate.ox.ac.uk

Universidad de Oxford