Jerry Springer y las injurias blasfemas

En enero de 2005 el programa de televisión de la BBC Jerry Springer: The Opera suscitó protestas por parte de grupos cristianos. Maryam Omidi se adentra en el debate de si la BBC tuvo razón a la hora de emitir el programa.

El caso

En enero de 2005 el programa de televisión de la BBC Jerry Springer: The Opera suscitó protestas por parte de grupos cristianos. En las declaraciones realizadas a la BBC, uno de los manifestantes expresó: “Debe haber libertad de expresión, pero nunca libertad para faltar el respeto”. Según los registros de datos, unos 63.000 telespectadores se quejaron por las irreverencias y el guión “blasfemo” del  programa; y muchos de ellos lo hicieron incluso antes de la emisión. Según los informes, el número de palabrotas, entre ellas “follar” y “coño”, rozaba las 400, y el elenco de personajes incluía a un Jesús en pañales que confesaba que era “un poco gay”.

El productor de radio Antony Pitts, quien renunció tres días después de la emisión del programa, alegó que la BBC había burlado sus propias directrices y desmintió las denuncias de los telespectadores. Por su parte, el director general de la BBC, Mark Thompson, apoyó la decisión de la empresa: “Soy cristiano practicante, pero no hay nada en esto que yo crea blasfemo”.

La organización Christian Voice (Voz Cristiana), fracasó en su esfuerzo por demandar a la BBC por injurias blasfemas, después de que dos jueces de la Corte Suprema dictaminaran que las emisoras de radio o televisión y los teatros no podían ser demandados por este tipo de delito. Los jueces añadieron que al tratarse de una parodia del show televisivo estadounidense Jerry Springer, y no del cristianismo, el programa emitido no podía considerarse blasfemo.

Opinión del Autor

Estoy totalmente de acuerdo con la decisión de la BBC de emitir el musical Jerry Springer: The Opera. La BBC actuó correctamente al pensar que el programa, basado en el premiado musical británico homónimo, sería de gran interés para sus espectadores. En calidad de emisora de radio y televisión pública, la BBC tiene la obligación de emitir programas que atraigan a un público diverso. Las 63.000 personas que se quejaron representaban sólo una parte de los 24 millones de contribuyentes británicos en el año 2005.

Además, la BBC advirtió adecuadamente sobre el tono fuerte y el contenido religioso del programa antes de su emisión – de manera que cualquiera que no se sintiera cómodo con el tema podría haber optado por no ver el programa. El hecho de que miles de personas se quejaran antes de que el programa fuera emitido también apunta a la habitual reacción instintiva ante temas religiosos, considerados ofensivos. La mayoría de quienes quemaron Los versos satánicos de Salman Rushdie reconocieron no haber siquiera leído el libro. El caso de estudio también plantea otra pregunta interesante: si la parodia en cuestión hubiera sido sobre temas islámicos en lugar de cristianos ¿habría la BBC emitido el programa?

- Maryam Omidi

Lee más:


Comentarios (2)

Google Translate proporciona traducciones mecánicas. Éstas proporcionan una idea aproximada de lo que ha escrito el contribuyente y por ello, no debieran interpretarse como una traducción sutil y precisa. Léelos teniendo esto en cuenta.

  1. I was recently reminded that at the time of this great fuss the British Gov were trying to get legislation onto the statute books to create a new offence: Incitement to Religious Hatred. This context undoubtedly encouraged religious groups to vent their wounded feelings and try to prevent someone else from speaking (the almost simultaneous Sikh protest against the play Behzti even resorted to violence and death threats). This is a good reason why legislation should NOT be brought into the arena – it brings out the worst in us.

  2. On the one hand the author says the Jerry Springer programme gave sufficient warning before it was aired, so «anyone who felt uncomfortable with the subject matter could choose not to watch it», whilst on the other hand the author argues how «most of the burners of Salman Rushdie’s The Satanic Verses had reportedly not even read the book». So citizens of religious faith have to watch/read offensive material before they can criticise it and yet should at the same time not criticise because they weren’t forced to watch it in the first place and should have chosen not to.

    Living this contradiction is fine for only a few. More heed should be taken on the question of what a good religious citizen should do when confronted with public and sustained humiliation. At the moment, free speech principles seem to comply only with those who follow a liberal norm and a liberal lifestyle.

Deja un comentario en cualquier idioma

Puntos destacados

Ir a la izquierda para ver todos los destacados.


Debate sobre la Libertad de Expresión es un proyecto de investigación del Programa Dahrendorf de Estudios para la Libertad en el St Antony's College de la Universidad de Oxford. www.freespeechdebate.ox.ac.uk

Universidad de Oxford