La ética de los medios de comunicación y el juicio de Anders Behring Breivik

El testimonio del asesino Anders Behring Breivik debería transmitirse en vivo para disuadir el extremismo, argumenta Anne Ardem, editora ejecutiva de la NRK, compañía de medios estatal noruega.

Maryam Omidi: El juicio de Anders Behring Breivik está en desarrollo. ¿Podría comenzar por explicarme cómo la NRK, la televisora estatal noruega, ha decidido cubrir el juicio?

Anne Ardem: El juicio se está cubriendo ampliamente en Noruega. Hubo cobertura de televisión en vivo del primer día del juicio, el lunes [16 de abril, 2012] desde la corte, principalmente sobre las formalidades. La parte acusadora leyó lo que planeaba hacer y se transmitió en vivo por la NRK. Pero ésta bajó el volumen para la audiencia noruega cuando había descripciones sensibles de las heridas y autopsias. Sin embargo, creo que no sucedió así fuera de los países nórdicos. A medida que avance el juicio, la cobertura de la NRK seguirá siendo masiva con transmisiones en vivo desde un estudio ubicado fuera de la corte durante el día y reporteros dentro de la corte que producen historias para la radio, televisión e Internet.

MO: Entonces, ¿representa eso un problema para usted? Cuando un medio informativo decide no transmitir algo por razones éticas, pero otro sí lo hace, en la era de Internet, ¿socava eso su decisión?

AA: De algún modo, sí. Por otra parte, todos los países nórdicos, hasta donde yo tengo conocimiento, tomaron la misma decisión y nuestra audiencia principalmente ve nuestras transmisiones. Si desea encontrar algo en Internet, siempre será posible. De manera que, sí, es un problema, pero no uno grande. Preferimos tener una conciencia limpia sobre lo que transmitimos. Ahora estamos en el cuarto día del juicio y sólo se nos permite transmitir al asesino cuando entra a la sala de la corte y cuando se sienta y cuando el juez abre el caso. Luego, saldremos del aire desde la sala de la corte y suministraremos cobertura en vivo en Internet, casi palabra por palabra.

MO: Entonces, ¿no se está transmitiendo en vivo el testimonio de Breivik?

AA: El juez rechazó eso. De manera que no hay transmisión en vivo en la radio o la televisión, sino a través de un moderador que da transcripciones en vivo en Internet.

MO: Cuando dice moderador, ¿quiere decir que alguien está censurando?

AA: Sí, de algún modo, para proteger a algunos de los sobrevivientes al no difundir demasiados detalles sobre las heridas, por ejemplo. Y, porque queremos proteger a las familias de los fallecidos, no queremos suministrar demasiados detalles sobre las autopsias. Pero el testimonio de Breivik, por otro lado, ha sido difundido con bastante precisión. Hay varios periódicos como NRK que tienen periodistas en la sala de la corte y están escribiendo todo. Mientras hablamos ahora, estoy leyendo que él dice que le dio nombres a sus armas de la era nórdica, la era vikinga. También reporteros de otros medios noruegos y extranjeros están haciendo lo mismo. Los periodistas están reportando en vivo para los periódicos. Nuestro editor también está allí porque no queremos transmitir todos los detalles. Como dije antes, nuestra principal razón para censurar es para proteger a las víctimas.

MO: ¿Qué pasa con la cobertura de él expresando sus puntos de vistas tan extremistas? ¿Cuál es su posición sobre eso?

AA: Ha habido una gran discusión en Noruega. A muchos medios, incluida NRK, les gustaría transmitir su declaración en vivo por televisión y la TV en Internet porque pensamos que es, sí, un material horrible. Pero pensamos que es importante que la audiencia pueda escucharlo. En muchas formas es extremadamente estúpido. Se contradice varias veces y tiene problemas para explicarse. No tenemos miedo de mostrar eso, pero las cortes han tomado una decisión y no quieren que se transmita en vivo porque no quieren darle una tribuna para predicar.

MO: Pero, ¿no estás de acuerdo con la decisión de la corte?

AA: No, no estoy de acuerdo. Temo más esconderlo. Pienso que es importante que se sepa, que se difunda. Creo que ese ha sido uno de los problemas. Breivik y algunos de sus amigos han conversado por Internet y sienten que están desasistidos y que no pueden discutir sus puntos de vista de manera abierta. Han sentido la necesidad de esconderse y eso no es bueno. Creo que eso es más peligroso que dejarlo salir a la luz. Siempre habrá algunos fanáticos que creerán que su mensaje es bueno, pero serán la minoría. Y como este juicio se trata más sobre declararlo como demente o no, creemos que es importante que se le de al público la opción de ver por sí mismos.

MO: ¿Cree que su testimonio será en realidad malas relaciones públicas en vez de buenas relaciones públicas para los puntos de vista de extremistas de la extrema derecha?

AA: Principalmente, sí, porque se está presentando a sí mismo de una manera muy patética. Se llama a sí mismo un caballero templario y un luchador por la libertad y toda esa porquería; y creo que está bien que se vea eso. Es muy particular la manera en que está respondiendo, corrigiendo al juez todo el tiempo. Es muy raro seguir la transcripción de la corte. Muy raro.

MO: Y aún así, él no está solo en los puntos de vista que tiene y no podemos tratar a Breivik como un caso individual. Es parte de un resurgimiento de la política de extrema derecha a lo largo de Europa. ¿Ha arrojado su caso alguna luz sobre por qué la gente se vuelca hacia tales ideologías extremas?

AA: Absolutamente. Esa es otra gran discusión en Noruega. Los científicos están investigando las ideologías y grupos de extrema derecha. Muchos periodistas han estado hurgando dentro del extremismo de la derecha y tratan de encontrar más sobre la gente que tiene estos puntos de vista, sobre cómo se hacen a estas opiniones, sobre cómo trabajan juntos y sobre cómo se conectan. Breivik afirma que hay tres personas en Noruega que comparten estos puntos de vista extremos. Está ahora en la cárcel, pero dice que hay otras dos personas que están allá afuera y que están dispuestos a cometer las mismas atrocidades que él cometió. Podría estar mintiendo porque sigue contradiciéndose y no es capaz de explicar los eventos de manera coherente. Ayer, dijo 144 veces «No quiero responder» y «Sin comentarios» en la corte. Entiendo el miedo de darle un lugar para expresar su opinión, pero, por otra parte, da su mensaje de una manera que la mayoría de la gente encuentra atroz.

MO: El mes pasado, en Francia, Mohamed Merah asesinó a siete personas y, cuando se supo que había estado visitando sitios web extremistas, Nicholas Sarkozy anunció un proyecto de ley para castigar a aquellos que visitaran dichos sitios. Breivik visitó sitios web de la extrema derecha, pero Noruega no ha hecho ese tipo de anuncios. ¿Qué piensa de esta idea de monitoriar el uso que le da la gente a Internet de este modo?

AA: Creo que eso no es posible. ¿Es posible monitoriar Internet de ese modo? La gente siempre conseguirá el modo de sortear tales medidas. Esa es mi opinión, pero no soy especialista. Eso ni siquiera se discute en Noruega. Pero entonces, existen muchas diferencias entre Francia y Noruega. Lo que hemos discutido es la importancia de no descuidar esos grupos de discusión extremos en Internet y que es peligroso dejarlos hablar entre ellos sin que se les cuestione. Es responsabilidad de todos participar en tales discusiones.

MO: ¿Podemos volver atrás un año y puede contarme sobre la respuesta de los medios sobre los asesinatos y los retos que enfrentó al cubrir la tragedia? ¿Cómo respondieron los amigos y familiares de las víctimas?

AA: Lo primero que sucedió fue que la bomba explotó y los medios fueron rápidos en especular que un musulmán radical estaba detrás de la explosión. Luego de eso, hubo un par de incidentes en que la gente de distintos orígenes étnicos fue acosada y hostigada de diferentes maneras. Entonces, unas pocas horas después de la masacre en Utøya, encontramos que un hombre noruego que vivía en Oslo era responsable y creo que muchos de nosotros nos sentimos avergonzados. Creo que para la sociedad noruega fue un sentimiento de shock extremo. Siento que esto no pasa en Noruega, sucede en cualquier otro sitio. La cobertura de la prensa fue enorme. Sí experimentamos algunos problemas con periodistas en la isla que transmitían escenas que probablemente no han debido transmitir, pero sabemos que fue porque nunca habían lidiado con algo como esto antes. La gente estaba en shock. Aparte de eso, diría que nuestra cobertura fue aceptable y buena y dentro de los estándares éticos.

Poco tiempo después, nuestro primer ministro dijo que nuestra respuesta a la masacre debía ser más abierta y más democrática. Agregó que no cambiaríamos nuestra sociedad como resultado de esta tragedia. Y la gente joven que pertenece a la división juvenil del Partido Laboral rápidamente aceptó este camino. Creo que ha podido suceder de otro modo. También hubo una jovencita, quien había perdido a una de sus mejores amigas, que escribió en Twitter y dijo que, si un hombre podía causar tanto daño por odio, imagináramos cuánto podíamos hacer el resto de nosotros por amor. Este mensaje recorrió el mundo. Quizás fue un mensaje ingenuo, pero se comunicó muy bien. La gente también se reunió en las iglesias y luego hubo una concentración en la vía fuera del City Hall y pienso que cerca de un millón de noruegos salieron a las calles a lo largo de Noruega. De manera que fue el resultado de un buen liderazgo, pero también el hecho de que Noruega es una sociedad muy estable. No tenemos grandes problemas económicos y la integración en Noruega es bastante exitosa comparada con muchas otras. Y es además un país muy pacífico. No sé si un mensaje similar de Sarkozy habría calado tan bien en Francia con su historia.

MO: Durante su testimonio, Breivik habló contra el multiculturalismo. ¿Han movido los asesinatos la percepción de que el multiculturalismo pueda ser exitoso?

AA: Existen muchos escépticos en Noruega sobre la inmigración, pero menos que en otros países europeos. Se han hecho más audibles, pero quizás el caso de Breivik no es solo sobre la inmigración en Noruega sino también sobre su sentimiento de estar desasistido y que no se le escuche. Y los inmigrantes fueron un blanco fácil y la «causa». En realidad asesinó niños de diferentes orígenes étnicos en Utøya. Como consecuencia, ha habido una sensación de que «todos estamos en esto juntos». Desde entonces, muchos han dicho que nunca se habían sentido tan noruegos porque éramos todos contra él. Nuestra sociedad seguirá hacia adelante. No es perfecta, pero continuará. Siempre habrá gente que sienta miedo por las diferencias, pero creo firmemente que los eventos del 22 de julio han sido un retroceso para el racismo en Noruega.

Lee más:

Deja un comentario en cualquier idioma

Puntos destacados

Ir a la izquierda para ver todos los destacados.


Debate sobre la Libertad de Expresión es un proyecto de investigación del Programa Dahrendorf de Estudios para la Libertad en el St Antony's College de la Universidad de Oxford. www.freespeechdebate.ox.ac.uk

Universidad de Oxford